martes, 25 de mayo de 2010

Los días de lluvia contigo eran felices.



Hoy, mientras caminaba en busca de un sitio que no conozco me perdí. Volvi a sentir esa sensación, la de no saber donde estás ni siquiera a dónde vas. De repente, se puso a llover cómo si se acabara el mundo y creí que podía terminarse en cualquier momento. El corazón estaba más gris que el cielo, y eso ya es decir. En una competición de tristeza no sabría si ganaría el día o yo. Después de escuchar "November Rain" en el autobús aparecí en un noviembre-mayo triste. La lluvia no me recordó que estaba viva, no tuvo efecto curativo, no, esta vez no. Crucé un puente por encima de la vía del tren y desee cualquier cosa menos estar ahí. Pensé en tus manos, en tus besos, en lo vacío que estaba el asiento de mi lado en el autobús. Un "no tengo a donde ir, así que iré a cualquier lugar". Y te busqué, pero no te encontre por ninguna parte, sólo en mis palabras y dentro de mí gritando. Extrañe tu voz, lo bonito de nuestros abrazos, lo raro que es un día sin tí. Me armé de valor y te llamé: Hola.. (Te quiero, te echo de menos, joder que ganas de darte un beso y que no importe nada más) ¿Qué tal el día? Yo bien (y una mierda, y una mierda muy grande) ¿Cuándo conquistaremos el mundo de nuevo? Te espero cada día donde nacen las ilusiones. Sólo tienes que avisar. Yo haré el resto.

3 comentarios:

galicia maravillas dijo...

muy hermoso texto, aunque también triste, y las imágenes, me encanta el verde :)) biquiños

Thatianha dijo...

Un precioso texto, aunque reflejas una gran añoranza.

Es muy emotivo.
Espero que pronto puedas hacer el resto.

Feliz miercoles

Noelia dijo...

Una ruptura simpre nos deja tocados. Tienes que seguir adelante. Si te importa ese amor, intenta entender que ha fallado y si aún tiene solución. Aprender a vivir sin él, se que es dificil pero forma parte de la vida. ¡Se valiente! UN ABRAZO

 
Template by suckmylolly.com - background image by elmer.0